Los seres humanos tienen aproximadamente 5 millones de folículos fibrosos, de los cuales aproximadamente el 20% conforman el cuero cabelludo, esta cantidad está predeterminada genéticamente pero se forman después del nacimiento y su cantidad normalmente disminuye con el proceso de envejecimiento.

Las plantas de los pies, las palmas de las manos y los labios son las pocas zonas en que no se encuentra ningún tipo de folículos piloso.

El ciclo de crecimiento y vida normal del cabello tiene tres etapas alternas:

Etapa Anágena

Esta es la fase de crecimiento activo del pelo y la duración de esta fase determinar la longitud general del cabello.

Es la fase de crecimiento activo. La duración de esta fase determina la longitud general del cabello.

Etapa Catágena

En esta etapa el cabello sufre una involución en la que el pelo deja de crecer y su raíz se reduce.

Etapa Telógena

Esta es una fase de reposo durante la cual se elimina el pelo y se completa el ciclo de crecimiento.

Durante estas tres etapas del pelo, los andrógenos determina la tasa de crecimiento y la transformación de vello en pelos terminales.

La conversión el desarrollo de vello a pelo terminal es permanente, irreversible y es un proceso biológico normal causado por los andrógenos (testosterona y dihidrotestosterona) en aquellas partes del cuerpo receptivas a los andrógenos.

Aunque este proceso puede involucrar varios ciclos de crecimiento durante los cuales la conversión se puede invertir, esta no es reversible una vez que se haya completado. Este proceso se inicia normalmente la pubertad, continúa a través de la vida adulta y reproductiva, y poco a poco disminuye con la edad y el estado reproductivo en los humanos.

Fuentes y fisiologia de los andrógenos.

Los andrógenos son esteroides y compuestos hidrófobos.

En las mujeres, los andrógenos se producen principalmente en los ovarios y las glándulas suprarrenales

La capa periférica de la piel también es una fuente importante de andrógenos, al convertir los andrógenos débiles en andrógenos más potentes para desencadenar su actividad más rápidamente.

Acción de los andrógenos en el pelo.

La testosterona es el principal andrógeno circulante que determina el crecimiento del cabello. La 5-alfa reductasa convierte la testosterona en dihidrotestosterona (DHT) en el folículo piloso.

Luego, la dihidrotestosterona impulsa la papila dérmica para crear un cabello terminal medulado. Otros andrógenos menos potentes como androstenediona y dehidroepiandrosterona (DHEA) también se pueden transformar en la piel en testosterona y dihidrotestosterona para inducir el crecimiento del cabello de forma más efectiva.

Las variaciones en la sensibilidad de los receptores de la piel a la 5-alfa reductasa en una parte del cuerpo en particular, determina el patrón de crecimiento de pelo causado por los andrógenos.

Por ejemplo, la piel de las pestañas, cejas y partes laterales y occipitales del cuero cabelludo (principalmente de piel no sexual) son comparativamente menos sensibles a los andrógenos.

En cambio, la piel ambisexual que incluye el triángulo púbico inferior y las partes axilares son más receptivas a los andrógenos, donde el vello se convierte en tipo de terminal con cargas androgénica relativamente ligeras.

El proceso de conversión a pelo terminal en estas regiones del cuerpo comienza en la pubertad temprana, y sucede con leves aumentos en los niveles de andrógenos suprarrenales.

Luego están las pieles de las zonas sexuales que incluyen el pecho, la parte inferior del abdomen, la espalda baja, los muslos, los brazos, la barbilla, la cara, y el triángulo superior de la pelvis que son sensibles sólo a altos niveles de andrógenos.

La formación del pelo terminal en estas partes del cuerpo son un patrón masculino y cuando este se produce en en las mujeres se diagnostica como hirsutismo y sus causas asociadas como el síndrome de ovario poliquístico (SOP), híper androgenismo, hipotiroidismo, el síndrome de acantosis nigricans, Síndrome de HAIR-AN, resistencia a la insulina hiper androgénica, Hiperplasia suprarrenal (de aparición tardía CAH), hiperplasia suprarrenal congénita, hiperprolactinemia, tumores androgénicos, síndrome de Cushing, etc.

Por lo tanto, a pesar de lo esencial que son los andrógenos para el correcto desarrollo del vello corporal humano, cualquier variación en sus niveles normales pueden dar lugar a diversas complicaciones médicas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, Encuentre mas informcaion sobre como Google utiliza la cokies en su Pagina Oficial PAGINA OFICIAL DE GOOGLE

ACEPTAR
Aviso de cookies